SOBRE FLAMBOYAN

Nuestro Sentir

01Vio que la gente, cuando sale al campo, hasta parece más buena?
Casi todos… Algunos, merecen que se pruebe si el fusil está o no regulado con los botones de su camisa.

Pero yo he observado que el alma humana, quizás sintiéndose más libre, aflora mejor en el campo.

Nadie mira el cielo en la ciudad. Menos, una estrella, a no ser que esté enamorado… Pero basta salir al campo, para mirar para arriba y asombrarse con ese regalo eterno, que se desprecia de pura ignorancia, nomás.

En el campo se come más despacio. Se mira a los ojos. Se habla bajito. Se camina. Se respeta… ¿Porqué será no?

A veces, me veo disfrazado de cazador, en una madrugada fría, con un tipo al lado, lagañoso, medio dormido, con ausencia de un baño desde hace más de tres días y su alma y la mía hablan el mismo idioma.

Las armas son herramientas de amistad, según lo veo yo. Porque mire que eh hecho amigos con un rifle entre las  manos…

Pastito tierno entre los dientes… Ese jugo dulzón que sale del tallo, que ayuda a caminar con la boca más húmeda.

Eso de limpiarse las manos en los pantalones, costumbre imposible en la ciudad. O sentirse libre, seguro y limpio. Aunque usted apeste por ausencia de ducha…

Cuando veo tanto amargado, tanto corredor de maratones ciudadanas, me dan ganas de preguntar a dónde van, corriendo, comiendo mal, empujándose, insultándose… Ojalá tuviera pastito tierno para darles!. Quizás pensarían mejor algunas cosas…

Es lindo ver padres trabajando al lado de los hijos, en el campo, volver despacito a la casa, por las tardes, con los caballos lado a lado. O riendo, mientras cortan leña o hacen fuerza para una señalada.

¿Quién inventó las ciudades?… Un maníaco, seguro.

Poca ropa, nada de pinta, alegría en la cara y unos mangos para un tabaco. Familia y esfuerzo sano. Mirar al cielo y apostar a la lluvia y al sol.

Acostarse a la  noche en una cama amiga, con una mujer tierna, querendona, que te abraza la espalda, te besa despacito y te dice que te ama…Y con un pelo que huele a limpio, a amor, a cobijo sereno, a yerba buena…

22Quiero retirarme en el campo. Espero que este deseo se cumpla. Quiero morir con pastito tierno en los labios, cayendo fulminado  bajo el sol, con la tierra pegada a mi cara. Quiero que los nietos aprendan a tirar, a montar, a hacer fuego, de mi mano. Quiero una mujer que lea junto a mí, al lado de la chimenea, riéndose de mi chochera añosa. Escuchar en la noche el viento en los eucaliptos, el llamado del búho, el ladrar de los perros, el mujir del toro, el tumbar del trueno.

Me quiero levantar a la mañana con coro de pajaritos, traqueteo de diesel lejano y granido de gaviotas en la siembra. Quiero cabalgar al viento, mojarme con la lluvia y abrir tranqueras en la noche.

Como envidio  a los que viven en el campo. Y como no entiendo que algunos me envidien a mí, por vivir en ésta caníbal ciudad.

Cosa rara el hombre, que jamás aprecia lo que tiene… Ambición le llaman.
Será que ya estoy viejo, los chicos grandes y ando enamorado otra vez… Cosa que realmente me fascina, a pesar de las críticas por cada pérdida y vuelta a empezar. Pero el amor el campo y el ensueño andan medio amigotes…

¿Usted se puede imaginar tostadas a la mañana, con dulce casero?. Asado al asador, con fuego de leña…Agua de pozo y cerveza fresca en la galería…

Esta ansia de pastito dulce, me indica que se acerca el tiempo del final. Que los años que me queden, no quiero vivirlos con otro humo que el de la leña o el cigarrillo, que seguramente dentro de poco me prohibirán, cuando sea tarde.

Quiero un lugar de sierras o montañas, porque la chatura me aburre. Un campo que me dé de comer, nada más. Donde tener un padrillo árabe… Un perro Rottweiller y varios Dogos malos y fieros. Una camioneta llegadora en el barro, una casa cómoda, de troncos, sin lujos ni alfombras.

Y la visita de los hijos, los nietos, los amigotes, para despuntar el vicio de tirar y cazar algo.

Y caminar bajo los álamos, por un camino tranquilo, con una mujer al lado y pastito tierno entre los dientes, sonriendo y comentando cosas del campo.
Vamos a ver…

Fuente de Información: Revista El Tiro

 

Origen del Nombre

FLAMBOYAN, es un árbol originario de Madagascar, en África. La belleza impresionante de este árbol cuando se haya en plena y absoluta floración, fue una de las primeras cosas que llamó la atención y sorprendió a los primeros exploradores portugueses y franceses que llegaron a la isla de Madagascar a principios del siglo XVI, quienes de inmediato se encargaron de propagar este árbol por todas sus demás colonias en los 5 continentes.

Nosotros, tuvimos el privilegio de conocerlo en un viaje a nuestro país vecino (Brasil)
y trajimos algunos ejemplares que tienen mucho significado para nuestra familia.
En honor a este bellísimo árbol, producto de un creador, es que bautizamos nuestro
complejo con el nombre de Flamboyan.

 

Características del Árbol

Flamboyan (Delonix regia). Familia de las caesalpiniaceae (leguminosas)

Nombre vulgar :
Flamboyán, flamboyán rojo, árbol de fuego, tabuchín, guacamaya.


Este precioso árbol es de tamaño mediano, de 10 a 15 metros de altura, con una extensa copa en forma de sombrilla o parasol, y no son raros los individuos adultos con copas de más de 20 y más metros, hojas con 20 pares de pinnas (hojas compuestas). Sus flores son muy llamativas, con pétalos grandes, mientras que sus frutos son unas vainas grandes leñosas, de 40 a 60 cm de largo y de 5 a 7 cm de ancho. Es un árbol que puede llegar a vivir más de 50 años. Solamente en Costa Rica y algunas partes de América Central se conoce a este árbol con el nombre de "malinche", pero en el resto del mundo se le conoce con los exóticos nombres de Flamboyán, Flamboyant-tree o Royal Poinciana.

El tronco es de forma más bien irregular, nunca cilíndrico y por lo general se ramifica a muy poca altura sobre el suelo. En la base del tronco podemos observar la presencia de raíces superficiales, no muy altas pero sí muy largas y extensas. La corteza es de color notablemente gris, y sería completamente lisa de no ser por la presencia de abundantes arrugas o verdugones horizontales y grandes cicatrices redondas producto del desprendimiento períodico de antiguas ramas.

Si la corteza de árbol se corta con un cuchillo, de la herida brota lentamente una abundante cantidad de savia espesa y rojiza que se endurece en contacto con el aire, y cuya función, es sellar e impedir la entrada de insectos o enfermedades por la herida. En la base de la hoja encontramos unas curiosas estípulas que pueden tener la forma de una paleta o de una diminuta hoja pinnada.

Durante los meses secos del año, el árbol tira todas sus hojas para dar paso a las flores, y las nuevas hojas brotan poco tiempo después cuando el árbol aún se encuentra en plena floración. Sin embargo, curiosamente hay árboles que nunca tiran las hojas durante la estación seca, y su follaje verde se combina notablemente con la floración rojiza, así como también hay árboles que tiran las hojas por completo, las cuales emergen hasta muchos meses después cuando todos los frutos ya han madurado.

informes@flamboyan.com.ar | cabanasflamboyan@yahoo.com.ar | +54 3544 498055 | +54 351 153 290164
Atendido por sus propios dueños

Citricox Comunicación Multimedia Diseño Web Posicionamiento en Buscadores Diseño Grafico Córdoba Argentina